CENTRO DE CREACIÓN CONTEMPORÁNEA

Silvia Zayas

Profundidad de campo Matadero CREA 2020/2021
Fecha
Del 15 diciembre 2021 al 30 enero 2022
Horario

Martes a jueves de 17 a 21h. Viernes, sábados, domingos y festivos de 12 a 21h. Lunes cerrado.

Precio

Acceso libre hasta completar ocupación

Espacio
Nave 0
Institución

ê es fruto de un proyecto de investigación de la artista sobre modos de percepción de otras especies, que presta atención a las formas de comunicación de tiburones y rayas, la exposición se crea a partir de las imágenes registradas por Zayas en largos periodos de buceo en ecosistemas marinos de zonas urbanas del Mediterráneo catalán

Profundidad de campo, el programa dedicado a la muestra y estudio de las prácticas audiovisuales de Matadero Madrid, cuenta con una nueva entrega. En esta ocasión, se exhibirá en la Nave 0 la obra audiovisual de Silvia Zayas, cuyo proyecto fue seleccionado en la convocatoria extraordinaria Profundidad de campo de apoyo a proyectos audiovisuales en el marco Matadero Crea- 2020/2021.

Silvia Zayas (León, 1978) trabaja en la frontera de las artes escénicas, el cine y la coreografía expandida. Su propuesta ê es parte de una investigación sobre modos de percepción subacuática y presta atención a los sentidos y comunicación de tiburones y rayas, cuestiones poco estudiadas por la ciencia actual.

La artista ha trabajado acompañada por el especialista en bioacústica Michel André (Laboratori d’Aplicacions Bioacústiques, UPC), y el especialista en elasmobranquios Claudio Barría (Instituto de Ciencias del Mar-CSIC, y codirector de Catsharks, Barcelona). Y ha contado con otras colaboraciones puntuales, como la de Miguel Aparicio, A Smart Workshop y Underwater Barcelona, en una red de trabajo en constante transformación, ampliación y diálogo. Zayas inventa dispositivos para la filmación usando cámaras sin visor, de baja calidad que, atados a los cuerpos bajo el agua, graban sin usar el modo habitual mano-ojo. Durante meses, ha practicado a diario una atención lenta a fenómenos que producen variaciones en el entorno subacuático: puntos de energía, encuentros súbitos, aumentos repentinos de velocidad del agua…

La grafía ‘ê’ describe un sonido nasal que no existe en español y sí en la lengua materna de la artista: el portugués. Surge al taparse la nariz para ecualizar la presión bajo el agua, aunque algo más grave. Y es también el último sonido que queda tras la desintegración del lenguaje en un relato del escritor brasileño Guimarães Rosa.

La exposición es un vientre ocupado por una película central, titulada ê, y otras piezas en diferentes formatos, que son condensaciones deformadas de esa experiencia de relación con otras formas de sentir y percibir, un relato que, como la propia investigación, tiene sus flujos, lentitudes y agujeros narrativos. Una película de visualidad háptica, de ritmos, beats, clicks, impulsos.

En palabras de Zayas; “Las imágenes de ê se han filmado en el ecosistema marino de zonas urbanas del Mediterráneo catalán. Algunas son testigo de la inminente mutación de la zona del espigón de la playa de San Sebastián de Barcelona, cuyas obras de ampliación se inician ahora. Otras se grabaron en el bosque de postes de hormigón del Pont del Petroli, en parte derrumbado por el huracán Gloria. Otras entre aguas donde prevalecen los anzuelos de pescadores, en espigones industriales. Y algunas, a mucha más profundidad, bajo la luz indetectable del faro.

A través de apnea y buceo nocturnos, Claudio y yo iniciamos una búsqueda específica de poblaciones residentes de rayas eléctricas (especie TorpedoTorpedo). Nos sumergimos con el interrogante de por qué al contrario de otras especies de rayas en extinción en el Mediterráneo estas parecen resistir varios tipos de contaminación, incluida la acústica. A estas rayas popularmente las llaman tembladeras, un nombre que se hace verbo, porque te harán «temblar» si te dan una descarga. Las rayas dejan trazos, evidencias abandonadas tras dejar sus escondites en la arena. Presencias camufladas. Eficaces en desaparecer de casi todas las imágenes.”