Matadero Madrid center for contemporary creation

Arte sonoro: una crónica sentimental

Date
08 febrero 2024
Timetable

19h

Price

3,5€

Format
Venue
Cineteca Madrid. Sala Borau
Institution

Esta sesión es quizá, de entre las cuatro que he proyectado, la que reúne trabajos más dispares entre sí. Se trata de elaborar en ella una cierta crónica sentimental que, por eso mismo, está sometida a fuerzas de atracción y es a la vez depósito de memoria individual y colectiva. Esta selección tiende además puentes temáticos y estéticos con las otras tres sesiones y con géneros que han venido configurando el arte sonoro, como son la escultura sonora, la instalación, la poesía sonora, el radioarte, el concierto o la acción. 

Establecer o delinear una crónica sentimental implica echar mano de valores que puedan ser, no solo autobiográficos sino hasta cierto punto lugares comunes, lo que implica apelar a la memoria. Conviene señalar que sentimentalidad es también, según la RAE, una cualidad de “sentimental” que conecta con sentimentalismo, emotividad, afectividad, sensiblería. Aunque la sentimentalidad hacia algo no es un atributo objetivo ni universalmente compartible. Y acaso ni siquiera sea duradero. Como puede que tampoco lo sea el arte sonoro o, al menos, el valor que ahora asignamos a algunas de sus obras. Así que las seleccionadas para esta sesión implican en último término una crónica sentimental de quien las elige y, como tal, están ligadas en ocasiones a una biografía y a un tiempo, aunque eso no les quite necesariamente valor artístico ni relevancia histórica, pues me atrevo a afirmar que la mayoría forman parte de una sentimentalidad colectiva, compartida. Dicho más sencillo: algunos de los que nos dedicamos a esto del arte sonoro y de la música experimental hemos recibido decisivo ejemplo y estímulo de obras y de autores como los que aparecerán en esta presentación. 

No me he resistido a aportar una doble visualidad a esta sesión: en primer lugar, con la presencia permanente del mezclador con el que lanzo la mayor parte de los sonidos desde mi portátil; en segundo, la escucha de algunas obras apoyada en materiales visuales que, cuando no son grabaciones tomadas de conciertos o performances, son representaciones de lo que se escucha: sus partituras, sus formas de onda, sus espectrogramas, etc. Es decir, las variadas formas de notación que han venido empleando los autores para fijar el contenido de sus trabajos, más allá de los soportes analógicos o digitales que puedan contenerlos.

José Iges